Fluir Centro

REDES SOCIALES Y ABUSO SEXUAL: LA CARA OCULTA DE LA WEB.

Las redes sociales… un lugar en el cual mucha gente se siente bien. Allí donde nos conectamos con la gente, donde compartimos nuestros estados de ánimos… y un lugar dónde buscamos seguridad y diversión para nuestros hijos. Pero sabéis que, ¿En realidad las redes sociales tienen una cara oculta escondida? 

De hecho, con la evolución digital, muchos pederastas utilizan las redes sociales para atraer a los jóvenes y practicar abuso sexual. 

Lo hacen de diferentes maneras, pero aquí están las más importantes: 

Primero, el Grooming, que viene del verbo inglés to groom, que alude a conductas de acercamiento o preparación para un determinado fin. Con la evolución digital, este tipo de acoso de hace online a través de las redes sociales. 

Siempre implica a un adulto que se pone en contacto con un joven, intentando ganar su confianza para después involucrarle en una actividad sexual. La mayoría crean cuentas falsas haciéndose pasar por jóvenes de la misma edad que nuestros hijos. 

Habitualmente, el acosador practica el Grooming a través de 4 etapas: 

  1. El contacto con la víctima
  2. La fase de confianza para en la que obtiene información personal de la víctima. 
  3. La obtención de imágenes comprometidas del menor. 
  4. La obtención de imágenes pornográficas del menor bajo amenazas y coacciones. 

Nuestros hijos pueden ser víctima de grooming, y si os enteráis de esto, es importante decirles que no es responsable en absoluto, ni siquiera por haber enviado información personal. El único culpable es el « groomer » que se pone en contacto con nuestros hijos para abusar de su confianza. 

Además de ser víctimas, nuestros hijos puede ser testigo de grooming. Y en este caso, tienen que reaccionar rápidamente, mostrando un apoyo infrangible a la víctima. 

El Grooming es un delito que es condenable, y por ello debemos explicar a nuestros hijos la importancia de denunciar el groomer a la policía. 

Otro tipo de abuso sexual que aparece a menudo en las redes sociales es el sexting, un acrónimo inglés que significa « sex » (sexo) y « texting » (escribir mensajes). 

Cada vez más jóvenes se dejan engañar por el sexting, enviando fotos, videos o mensajes de contenido sexual y erótico personal por la web a su novio o a su novia. El peligro es que cuando la pareja rompe, uno de ellos puede difundir esas fotos por todo internet para vengarse. 

Además, como lo hemos visto justo antes, a través del grooming, nuestros hijos pueden también practicar el sexting sin darse cuenta. 

Para prevenir este tipo de acoso, la mejor solución es que la víctima hable con una persona adulta en la cual tiene mucha confianza o con un amigo. 

Estos tipos de acosos no se pueden parar, sino se pueden prevenir. Pero, ¿Cómo?  

Primero, tenemos la posibilidad de instalar el control parental en los aparatos de nuestros hijos para vigilar su uso y con quien habla. Hay muchas aplicaciones muy faciles de instalar, pero una de las más conocidas es Family Link, disponible en Android y iOs. 

Podemos también, decir a nuestros hijos que no deben compartir fotografías comprometidas con su novio o novia porque puedan afectar su reputación y caer en manos de terceras personas. 

Por fin, lo más importante es NO DIFUNDIR imágenes sexuales de alguien SIN su consentimiento porque en muchos casos, las consecuencias van más allá de todo lo que podemos imaginar.

Adeline Parra.

José Feliciano Borrego.

Patricia Robledo.

Si quieres formarte con nosotros sobre este y otros temas puedes ponerte en contacto con nosotros a través de info@fluircentro.com o +34 644854246

www.fluircentro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?